La administración del tiempo es un concepto en el que pensamos cada vez que nos sentimos abrumados por la gran cantidad de tareas que debemos hacer y la falta de espacios para disfrutar nuestra vida. En esos momentos es cuando sentimos que necesitamos de una metodología para hacer que más cosas queden hechas, pero más que una metodología necesitamos cambiar ciertos hábitos que nos mantienen atrapados en la falta de tiempo y de resultados.

En este artículo te llevaré a reflexionar en algunas cosas que considero importantes acerca de la administración del tiempo y te daré  5 recomendaciones para usarlo sabiamente. Si las aplicas estoy segura de que tus resultados se multiplicarán y podrás hacer espacio para disfrutar las cosas importantes de tu vida.

Quiero comenzar diciéndote que no existe suficiente tiempo para hacer todas las cosas que quisieras. El tiempo es limitado y todos sabemos que es un recurso que se va para no regresar jamás. Consciente o inconscientemente estás decidiendo qué actividades vas a meter en esas 24 horas que tiene tu día.

Estamos viviendo en una era donde la información está en la palma de nuestra mano. La tecnología nos ha hechos sus esclavos ya que no podemos estar tranquilos si no tenemos el teléfono celular al alcance. Mucha gente al despertar lo primero que hace es revisar sus redes sociales y su correo electrónico. Definitivamente hemos permitido que las distracciones externas roben lo más preciado que tenemos: “el tiempo”.

 

5 recomendaciones fundamentales que te ayudarán a hacer una sabia administración del tiempo

Malos hábitos1. Comienza tu día sin tecnología.

Yo solía despertarme e inmediatamente revisaba mi celular para saber si alguien me había mandado algún WhatsApp o para revisar los correos electrónicos tanto personales como del trabajo. Después de que hacía esto me quedaba con una sensación de intranquilidad y de angustia por todas las cosas que tenía que hacer, pero que en ese momento no podía hacer, especialmente me refiero a las cosas del trabajo. Mi estrés estaba a tope y con facilidad me irritaba por cualquier cosa durante el día.

Había construido la rutina perfecta para comenzar mi día de la peor manera: ENCHUFADA A LA TECNOLOGÍA. Desde hace varios meses he estado trabajando en comenzar mi día de forma diferente: meditando o agradeciendo por todo lo bueno que hay en mi vida. Desde que estoy haciendo esto me siento fantástica. Estoy más calmada, incluso cuando pienso que tengo por delante un día muy ajetreado.

No ha sido fácil deshacerme de este mal hábito, los primeros días sentía ansiedad por no poder tomar mi celular y ver qué había dentro. Pero al pasar de los días y las semanas ya no he puesto tanta fuerza de voluntad para lograrlo y hasta siento alegría en las mañanas de saber que voy a crear un momento mágico cuando esté meditando.

Me di cuenta que estaba fabricando la falsa creencia de que debía “estar conectada” todo el día para que si se le ofrecía algo importante a mis seres queridos me pudieran contactar. Lo que hice fue pedirles que si algo era urgente me llamaran al celular y con eso me quité el mal hábito en el que estaba perdiendo mi tiempo en cosas no importantes de una manera muy tonta.

2. No existe el tiempo, si hay algo que es importante, vas a hacer el espacio para que suceda.

La pero excusa para dejar nuestra vida en pausa es decir “no tengo tiempo”. Es el pretexto más común cuando deseamos hacer algo pero realmente no estamos decididos. Piensa por un momento en las cosas que quieres hacer, tal vez hacer más ejercicio, prepararte en casa tus alimentos, estudiar algo, ir de paseo, convivir más con tu familia, tomar algún curso… Cualquier cosa que sea, cuando piensas en cosas que aún no haces la respuesta es “¿A qué hora? Tengo que trabajar y luego hacer una larga lista de deberes…”.

Lo que te diría es que no hay nada más improductivo que una persona que no se siente bien acerca de su vida. Gastamos mucho tiempo en sentirnos frustrados, estresados  y enojados. Así las cosas no salen bien y necesitamos re-hacer muchas veces las tareas. Por eso necesitas HACER ESPACIO para nutrir tu vida, para vivir en balance y para crecer y desarrollarte. Dale importancia a las cosas que te harán una mejor persona y a las que te hacen sentir feliz.

La próxima vez que digas “no tengo tiempo”, piensa que  CUANDO HAS REALMENTE DESEADO ALGO CON PASIÓN, HAS HECHO TIEMPO PARA HACERLO. Deja ya esos pretextos inútiles que te están frustrando y llevando a sentirte impotente y atrapado por la falta de tiempo. El tiempo lo controlas tú.

 

3. Comienza a trabajar con el plan en mente.

Cuando trabajaba en un gran corporativo y llegaba por las mañanas a mi trabajo lo primero que hacía era encender mi computadora y leer el correo electrónico. No sólo yo lo hacía, creo que todos mis compañeros de oficina lo hacían así. El resultado de comenzar a trabajar de esa manera es que en lugar de apegarte a un plan comienzas a REACCIONAR a las demandas de los demás. Para muchas personas, como solía ser para mi, la LSITA DE COSAS POR HACER era el CORREO ELECTRÓNICO y no un plan predeterminado con base en prioridades.

Desde que he comenzado a planear el trabajo antes de comenzar el día, puedo priorizar las cosas más importantes. Decido 2 o 3 cosas que SI o Si deben quedar hechas en el día y me enfoco en ellas antes de ver el correo electrónico. Y mi tiempo más productivo que suele ser entre las 10:00  y las 14:00 horas lo estoy dedicando a las cosas más importantes y no a las urgencias. Si puedes hacer el plan de trabajo el día anterior, será mucho mejor, así tan pronto te sientes en tu escritorio puedes empezar a ser más productivo y a hacer una mejor administración del tiempo.

 

4. Desconéctate de las redes sociales.

Los mayores robadores de tiempo que nos hacen ser improductivos son las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, por mencionar las más importantes pero hay muchas más. Es increíble cuánto tiempo valioso pasamos revisando si alguien nos etiquetó, si nos llegó un mensaje de un grupo de WhatsApp (que ni nos interesa), que si alguien hizo una publicación en Facebook, viendo mensajes de motivación que no consiguen que te muevas, etc.

¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo estas malgastando en las redes sociales? ¿Una hora, dos, tres o cuatro? Recientemente en una sesión de coaching con un cliente que se quejaba de no tener una vida balanceada entre el trabajo y lo personal descubrimos que diariamente por la noche pasaba en promedio 3 HORAS CONECTADO EN FACEBOOK, desde las 20:00 horas y casi hasta la media noche. Eso le hacía llegar tarde al trabajo con frecuencia y estaba sintiéndose solo y aburrido aunque pasaba 4más de 3 horas chateando con sus amigos TODOS LOS DÍAS.

Piensa por un momento si quitaras esas distracciones o al menos las disminuyeras en un 80% cuánto tiempo podrías “ganar” para hacer un proyecto que te permita lograr independencia financiera, o una actividad que te de más salud y bienestar.

Mi propuesta para ti es que desconectes todas las redes sociales de tu teléfono. Puedes entrar desde la computadora si lo decides, pero no te será tan accesible como pinchar un ícono. Si quieres dedicar un espacio para la diversión o distracción asigna 30 minutos para hacerlo pero que no sea antes de las 6:00 pm. Pon esto a prueba y verás cómo si te restringes el acceso a las redes sociales y en especial desde tu teléfono vas a tener más tiempo para hacer las cosas que tanto querías hacer o para dar mejores resultados en tu trabajo. Nada va a pasar si te desconectas. ¡Hace 15 ó 20 años no necesitábamos de estas redes para divertirnos y para conectarmos!

 

5. La mejor ley de administración del tiempo: 80/20

La ley de Paretto o del 80/20 nos dice que el 80% de nuestros resultados proviene del 20% de nuestras acciones. O sea: 80% de tu resultados en cualquier área de tu vida está generado por una pequeña cantidad de actividades. La pregunta inteligente sería: ¿Cuáles son ese 20% de cosas que haces que verdaderamente son importantes? Si nunca te has preguntado esto deberías comenzar a hacerlo. Porque eso te ayudará a dejar de hacer cosas que no te dan resultados pero si te quitan el tiempo. Haz una lista de todas tus actividades y después analiza una por una.

Piensa qué pasaría si dejaras de hacerla. Si la respuesta es nada o casi nada pasaría, es momento de dejarla ir. Eso te dará automáticamente más tiempo para enfocarte sólo en las cosas valiosas para tu vida personal o para tu trabajo o negocio.

Tim Ferriss en su libro “La semana laboral de 4 horas” te invita a reflexionar qué harías si tuvieras una enfermedad crítica y por prescripción médica sólo pudieras trabajar 3 horas diarias. Piensas qué cosas dejarías de hacer  y en qué cosas pondrías todo ese tiempo. Eso te dará la respuesta de qué es realmente IMPORTANTE y qué actividades o tareas solamente están manteniéndote ocupado pero improductivo.

 

Conclusión. Todos queremos tener más tiempo, disfrutar de nuestra vida, ganar más dinero, aumentar nuestra productividad, pero muy pocos son los que están haciendo una sabia administración del tiempo. El reto es aprender cómo cerrar la puerta a las distracciones, volverse conscientes de cómo estamos usando el tiempo y ser más inteligentes para hacer más de las cosas que nos darán el resultado que perseguimos.

La mejor técnica de administración del tiempo es construir hábitos funcionales que nos ayuden a deshacernos de las cosas que no importan para dedicar nuestros mejores años a construir el futuro que queremos como emprendedores o profesionales efectivos.

Si te gustó este artículo y te hizo reflexionar en la forma en la que estás empleando tu tiempo compárteselo a alguien que podría interesarle o escríbenos a info@pnlaplicada.com.mx para comentarnos qué otras cosas estás haciendo para llevar a cabo la administración del tiempo.

 

Tu compañera de éxitos

Diana Alva A.

NLP Coach Trainer

Pin It on Pinterest

Share This